Amor polígamo

Cuando se habla de poligamia se hace en términos negativos. Se vincula a la sumisión y a la falta de libertad de la mujer frente al hombre, lo que hace que no pueda ser concebida como una relación amorosa. Puestos a generalizar, también podríamos caer en las comparaciones (que son odiosas) para afirmar que ocurre lo mismo con los países africanos, comúnmente percibidos por lo que les falta y no por lo que tienen. Si esto también se estuviera haciendo con la poligamia, ¿puede ser que exista, entonces, el amor polígamo?

Vía El Mundo.-
Vía El Mundo.-

Aunque antropológicamente se denomina poliginia, y no poligamia, al matrimonio de un hombre con múltiples mujeres al mismo tiempo, nos referimos a este tipo de unión como poligamia porque es la más extendida. Está permitida en 47 países de África y Asia, mientras que la poliandria, el matrimonio de una mujer con más de un hombre, es menos común. El rechazo que produce es fruto de la asociación que se hace a la subordinación de la mujer al hombre, es decir, se vincula al machismo y de ahí que hoy en día sea fuente de una gran oposición. Sin embargo, la repulsa contra este tipo de unión va mucho más allá de la mentalidad de los tiempos modernos porque está ligada a un concepto de las relaciones de pareja que sólo concibe el sentimiento de amar de un modo monógamo. Una manera de entenderlo que surge como imposición en la civilización romana, se afianza en la Edad Media y se propaga por el mundo con la expansión europea, que impone a su paso su cultura por las colonias.

Vía seneplus.com.-

De vuelta a nuestro entorno, la Real Academia de la Lengua Española da hasta catorce definiciones de la palabra amor, lo que bien indica la complejidad de teorizar un sentimiento. El amor está influido, para bien o para mal, por las culturas y sus contextos; pero depende de las personas. De ahí que pueda haber machismo también en una relación monógama. De ahí que una persona pueda vivir su concepto de amor en una relación polígama. Puede pensarse que la experiencia de Ken Bugul es la excepción que confirma la regla. O puede pensarse que en el amor no existe una única regla.Ya está concluido oficialmente el periodo colonial, pero en la actualidad la poligamia es concebida según la moral occidental que ve en ella signos de atraso social que no dejan resquicio alguno a lo que tiene que ser entendido como amor. Y entonces llega Mariètou Mbaye Biléoma, más conocida como Ken Bugul, y relaciona la poligamia no con el machismo sino con el feminismo; no con la sumisión de la mujer sino con su libertad; y además asegura que en este tipo de relación sí hay espacio para el amor. A través del libro Riwan o el camino de la arena, esta escritora senegalesa relata su experiencia al contraer matrimonio con un hombre que ya estaba casado con 27 mujeres y con el que descubrió una felicidad que no había experimentado nunca antes con sus parejas, todas ellas monógamas. Su seudónimo, Ken Bugul, que en Wolof significa ‘nadie me quiere’, debe estar más relacionado con sus anteriores amores que con su matrimonio polígamo, donde afirma encontró complicidad y afecto, placenteras relaciones sexuales y tiempo para ella misma y su desarrollo intelectual, al fin y al cabo, habían más manos para repartir las tareas cotidianas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s