Los sueños de los valientes

Al llegar a su habitación se encontraron una maleta vacía. Para no despertar sospechas, S. se había disfrazado de cebolla y había cubierto su cuerpo a capas con todas las prendas que había traído. Se marchó con todo lo que llevaba encima, ropa para una semana y los sueños de una vida. De una vida mejor.
Atrás quedaba su familia y un país recién salido de la guerra, tras salvaguardarse bajo las faldas del omnipresente colonizador de antaño. Delante, un visado de un mes y un vuelo barato de una línea de bajo coste. Sólo de ida. Ahora era él quien, como había hecho su país hace unos meses, buscaba refugio en la antigua metrópolis.
Hubo un tiempo que nuestro papel como inmigrantes fue borrado de nuestra memoria. Incluso, todavía hoy, al éxodo que viven los jóvenes occidentales lo llamamos ‘fuga de cerebros’. No son invasiones, ni avalanchas, ni inmigración masiva.
S. vino del sur al norte invitado por una universidad de un país desarrollado para presentar su tesis. Era la primera vez que veía el mar. Una diferencia más que, sin embargo, al final no le hace tan distinto de cualquiera de los muchos conocidos que también se han ido fuera en busca de dignidad, huyendo de Estados desestructurados y con permisos de residencia caducos. S., como ellos (y puede que en un tiempo como yo y puede que a lo mejor también como tu), no son más que talento exportado.
 
Fotografía de D.Patino.-
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s